“El cielo y el infierno”, un cuento zen

El cielo y el infierno no dejan de ser metáforas sobre nuestro estado de conciencia. Tanto el uno como el otro se encuentran en nuestro interior y tan sólo nosotros podemos elegir aquel en el que queremos vivir. Este antiguo cuento zen, lo ilustra muy bien:

 Un guerrero samurai fue a ver al maestro Hakuin y le preguntó: “¿Existe el infierno? ¿Existe el cielo? ¿Dónde están las puertas que llevan a uno y al otro? ¿Por dónde puedo entrar?”

Hakuin le respondió con una pregunta: “¿Quién eres?”

El guerrero le respondió: “Soy un samurai, un jefe de samurais. Hasta el emperador mismo me respeta”.

Hakuin se rió y contestó: “¿Un samurai, tú? Pareces un mendigo”.

Sintiendo su orgullo herido, el samurai desenvainó su espada y, ya estaba al punto de matar a Hakuin, cuando éste le dijo: “Ésta es la puerta al infierno”.

Inmediatamente el samurai entendió. Puso de nuevo la espalda en su cinto, y Hakuin dijo: “Y ésta es la puerta del cielo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: